El papel de pared está de plena actualidad como solución ornamental, moderna, fácil y polivalente. Aparte de sus extensas capacidades como recubrimiento de paredes y sus distintas posibilidades estéticas que reúnen texturas, colores y motivos ornamentales de muy diferentes categorías, el papel de pared sirve asimismo como medio para esconder con éxito los posibles defectos y también imperfecciones de una pared.
papel de paredDeterminadas paredes, presentan irregularidades y detalles que difícilmente se pueden disimular a base de pintura y esto se puede solucionar sencillamente cubriendo la superficie con papeles de calidad y grosor suficiente para olvidarse de esos defectos, dando a la estancia una nueva vida.
Por muy resaltable que sea la calidad del papel elegido, no es suficiente con aplicar el adhesivo y contar con las láminas de manera directa. Para lograr unos resultados geniales, es más que aconsejable seguir ciertos pasos preparatorios que alisen la superficie y la dispongan apropiadamente para recibir el papel.

Asegurar unas estupendas condiciones de la pared, deja eludir inconvenientes de adhesión y también irregularidades, tanto en el instante de efectuar el trabajo como en el futuro, tras el secado completo y el envejecimiento de los materiales. Para saber de qué forma proceder en estos casos y tener total éxito en la aplicación de papeles de pared es interesante atender a los siguientes consejos.

En el caso de tratarse de una pared empapelada de antemano, hay que comenzar con la supresión completa del viejo papel de pared y el adhesivo. Esta acción, va a ser más fácil con la ayuda de paños o bien esponjas de agua caliente y una espátula que ayude a quitar todos y cada uno de los restos. Otro procedimiento muy empleado, es a través de la aplicación de calor con una plancha para la ropa. Lijar los extremos de la espátula o bien rasqueta para hacer romas las puntas va a facilitar la tarea, resguardando la pared de posibles raspones con las esquinas del instrumento.

Una vez eliminada la totalidad de elementos adheridos a la pared es el instante de mirar pausadamente para hacer un cómputo de las imperfecciones en la superficie. Orificios de clavos, raspones y golpes van a deber rellenarse con pasta para fisuras. En aquellas zonas donde hubiera un tornillo alojado, es esencial suprimir el taco a presión con un alicate ya antes de aplicar la pasta de relleno.

Tras el secado total, se lima la superficie con una lima fina y se suprime el polvo con una brocha seca. Este paso del proceso, es esencial por el hecho de que logra igualar la superficie dando un acabado suave y plano. Del mismo modo, para asegurar el buen agarre del adhesivo del papel para paredes, se aconseja la aplicación anterior de un fijador a base de látex disuelto en agua conforme las indicaciones que facilite el fabricante. Una capa de preparación anterior evitará que la pared absorba el adhesivo en demasía en algunas partes, donde más tarde, el papel podría despegarse.

Tras un secado de, por lo menos veinticuatro horas, es el instante de hacer los preparativos de la aplicación del papel de pared. Tomar medidas y disponer de las láminas de papel en el orden conveniente, te va a facilitar el trabajo enormemente.

Fuente: ottoyanna.com