maquetas-de-barcos

El Juan Sebastián Elcano, veterano navío escuela de la Armada De España. Los cuatro palos, de proa a popa, se llaman trinquete, mayor proel, mayor popel y mesana. Verificamos que, ciertamente, lleva utensilio de goleta en los palos mayores. Agrega, como es frecuente, escandalosas velas y nada menos que cinco foques, sin duda la base para unas maquetas de barcos preciosas.

La inconfundible silueta de un barco de línea, en un caso así el de España Santa Ana, de 3 puentes y ciento doce cañones. Reyes del mar a lo largo de su época, el más habitual en todas y cada una de las fuerzas navales era el de dos puentes. Herederos de los galeones, concebidos como grandes plataformas artilleras, con buena capacidad de carga, los costados de los barcos nos semejan un erizo de cañones.

No es ninguna gracia que, de ser tu oponente, semejante máquina esté apuntando cara ti treinta, cuarenta o bien más cañones. El barco de línea tenía un elaborado utensilio de 3 palos con velas cuadradas, a las que sumaba velas de cuchillo. A nuestros ojos actuales, con toda la tecnología moderna, tal vez no alcancemos a ver que uno de estos navíos era una máquina estudiada donde todo estaba organizado.

La fragata lleva exactamente el mismo utensilio que el barco de línea. La diferencia radica en que la fragata es un navío de guerra más pequeño que el barco, con una sola batería de cañones, al paso que un barco debe tener un mínimo de dos puentes. Si nos fijamos en el casco, tiene una sola fila de cañones (aparte son los que pudiera llevar en la cubierta). Lo normal era que, en suma, llevasen de treinta y seis a cuarenta y dos cañones. A igualdad de utensilio, su menor peso y tamaño las hacía más ligeras y veloces que los barcos. La corbeta es semejante a la fragata, tiene exactamente el mismo utensilio, mas es un navío de porte todavía menor (menos tamaño y menos cañones). En verdad, algunos llaman “fragata ligera” a las corbetas.

maquetas-de-barcos

Entre las maquetas de barcos , el renombrado Cutty Sark, el canto de cisne de la navegación a vela. Fue botado en mil ochocientos sesenta y nueve. Los clíper tenían un diseño concebido para lograr la máxima velocidad en el transporte de mercaderías en la senda Europa-China doblando el Cabo de Buena Esperanza. Casco afilado, fuerte y resistente, navío complejo, con palos impresionantemente altos y muchas velas, mas que precisaba mucha tripulación para su gobierno. Mientras que fue rentable el transporte de té en navíos como este, pudieron competir con las poco a poco más perfeccionadas naves a vapor, mas la apertura del Canal de Suez y el consecuente acortamiento de la senda del té entre China y Europa le dio la puntilla claramente. El Cutty Sark, tiene una suerte de club de entusiastas y el día de hoy puede verse en el dique seco de Greenwich.