La adquisición de útiles de segunda mano ha estado aumentando de manera sostenida desde el principio de la crisis económica, y la subida del Impuesto sobre el Valor Añadido, podría hacer que su aumento sea todavía más pronunciado. Productos que hasta hace poco se acostumbraban a adquirir nuevos, están comenzando a venderse utilizados, y los que de forma tradicional han tenido un potente mercado de segunda mano, como los vehículos, han visto acrecentar sus ventas mientras que cae la adquisición de productos a estrenar.

Hace pocos años, poner muebles de segunda mano en venta no era habitual, hoy su venta no para de crecer. Aparte de las tiendas de segunda mano, que abundan por todas y cada una de las ciudades españolas, Internet es la enorme herramienta del comprador y vendedor de ocasiones que se halla en portales de las páginas web. El aumento (que ha supuesto que un portal haya pasado en un par de años de tener seis millones de visitas por mes a tener nueve), no se ha dado en artículos de motor y también inmobiliarios, los campos tradicionales de esta clase de portales, sino más bien en el resto de categorías “que suben mucho más”. Hace solo tres años poner, por servirnos de un ejemplo, muebles de segunda mano en venta no era frecuente, “hoy su venta no para de crecer”.

Mas adquirir productos utilizados no es fácil, y no todas las cosas se pueden adquirir con exactamente la misma seguridad. Es esencial saber a quién compramos, y asegurarnos de que el producto está en el estado que se anuncia y se ajusta a la descripción que se ofrece. Teniendo esto en cuenta, y puesto que la subida del Impuesto sobre el Valor Añadido va a encarecer enormemente los costos de todos y cada uno de los recursos (no los de segunda mano, que entre particulares no tributan Impuesto sobre el Valor Añadido, solo impuesto de transmisiones y desde grandes cantidades, y a nivel comercial, con salvedades, tienen un régimen especial), el mercado de recursos utilizados puede ser la solución para muchas familias.
Si bien, prácticamente cualquier cosa puede comprarse de segunda mano, hay productos que son más aconsejables y que, con las debidas precauciones, no dan problemas y ofrecen exactamente la misma, o bien mejor calidad, que exactamente el mismo artículo comprado nuevo, como son los muebles en madrid.

En España, los muebles no han sido de forma tradicional recursos que se adquirieran utilizados. La aparición de grandes superficies, que ofrecen todo tipo de mobiliario a bajo coste, hizo que el mercado de segunda mano de muebles se transformara en algo residual, limitado prácticamente en exclusiva a las antigüedades.
Con la crisis, ha aumentado de forma notable la compraventa de muebles usados. El fantasma que ha experimentado el mayor incremento, ha sido el de los muebles de oficina, dado el cierre de numerosas empresas, que han vendido su material a almacenes que se deshacen de ello a coste de saldo. Bastante gente, en verdad, lleva muebles de oficina a sus casas por esta razón, mas basta echar una ojeada en los portales de anuncios para localizar todo tipo de útiles. Eso sin contar el punto limpio y los contenedores de las ciudades.