Los diferentes productos para la cama de tu caballo, según nos comentan en la Hipica en Valencia.

Hipica en Valencia

Los productos más usuales de cama en Hípicas

 

*PAJA

Ventajas  :   Fácil de conseguir

                    Económica

                    Pueden Consumirla

Desventajas: No absorbe orines

                     Se produce más amoníaco

                     Puede contener moho

*VIRUTA

Ventajas  :    Muy absorbente

                    La más caliente

Desventajas: No deben consumirla

                    Más cara que paja y serrín

                    Puede tener polvo

*SERRÍN

Ventajas  :     Muy económico

Desventajas: Mucho polvo

                     Absorbe menos que la viruta

*PAPEL

Ventajas   :    Muy limpio

                     Nada de polvo

                     Absorbe

Desventajas: Muy Caro

                     No deben de consumirlo

                     Muy difícil de conseguir

*ARENA

Ventajas   :   Inerte (No microorganismos)

Desventajas: Muy difícil de limpiar

                     Muy cara y fría

*SALVADO DE ARROZ

Ventajas   :   La más absorbente

Desventajas: La más cara

                     No deben consumirla

 

Hipica en Valencia

 

 

Hípica en Valencia y los aposentos del equino

 Debemos tomar en consideración, que nuestros caballos suelen estar bastante tiempo recluidos en sus cuadras, por esta razón, un adecuado aposento resulta indispensable.

Un caballo, precisa por lo menos un alojamiento de 3 x 3 metros. El suelo ha de ser simple de adecentar y no escurridizo. El techo debe aislar tanto del frío como del calor. La cama ha de estar limpia y seca, con un grosor mínimo de veinte cm, siendo superior al lado de las paredes para evitar traumatismos. En la práctica, se suele poner la mayor cantidad en el centro buscando que la cama sea más agradable y logrando por error, que sea menos segura.

 

 

Todas las precauciones y conclusiones en la Hipica en Valencia, son pocas para la perfecta instalación de tu equino.

 

 

Hipica en Valencia

Como son las cuadras de Hípica en Valencia

Las paredes, han de ser lisas a la perfección, a fin de que no se rocen. No debe tener ningún saliente, por pequeño que este sea. El comedero y el abrevadero, se deben situar lo más lejos posible entre sí. El comedero y abrevadero, han de ser esmeradamente diseñados y también instalados para eludir que se enganche la cabezada. Es esencial una buena iluminación y ventilación. Por este motivo, en un principio son más convenientes las cuadras exteriores.

Las puertas han de ser grandes, para evitar traumatismos, siendo preferibles las de dos hojas que mejoran la ventilación y la iluminación. Las ventanas se deben abrir por arriba y cara a dentro, de forma que el aire que entra se dirija a la parte superior. Las paredes de separación entre cuadras no deben llegar al techo, para favorecer la ventilación. Es recomendable poner una reja entre las cuadras que les deje verse mas no morderse. Además de esto, mejora la ventilación y la iluminación.

Basándonos en lo explicado, podemos decir que una cuadra ha de ser espaciosa, segura, agradable, ventilada, luminosa y seca.
Esperamos haber podido ayudarte y si no es de esta forma y te falta información no dudes en hacer un comentario a fin de que te podamos aclarar cualquier duda.

 

Hipica en Valencia

 

¿Cómo evitar que tu caballo rehuse el mordisco?

Si un caballo rehusa el mordisco, no vamos a deber embridarlo por fuerza. Hay un sencillo truco con el que vamos a poder lograr nuestro objetivo: untar el mordisco con miel, de tal modo que vamos a despertar en el animal el deseo por degustarla, logrando que admita el mordisco por el gusto del sabor dulce en su paladar. Hay otras formas de «engañarlo» a fin de que no oponga resistencia al mordisco o bien filete, una de ellas es dándole gominolas como recompensa o bien usar unas cremas, disponibles en sabor manzana o bien mango, lo que hace alentar la masticación, puesto que es un sabor agradable para los caballos. Además de esto, facilita el deslizamiento al poner el mordisco y el movimiento una vez en la boca a fin de que el caballo esté más a gusto.