La rotulación con letras de metal corpóreas, es un tipo de rotulación que da infinidad de opciones en el momento de ofrecer identidad corporativa a un espacio, asi sea exterior o interior: en un comercio, unas áreas de trabajo, una clínica o centro hospitalario, un lugar de comidas u hotel, una nave industrial, un museo, en ferias y congresos, etc. Veremos por qué proporcionan tanto juego.

 

Las letras de metal y sus materiales  

La exclusiva, distingue entre las letras corpóreas y los elementos corpóreos, estos últimos en vez de ser letras o números recortados, son formas (habitualmente, las de un logotipo, pero además puede construirse algún objeto con relieve). Por su lado, las letras corpóreas, además se usan comúnmente como parte integrante de un rótulo o para constituir un rótulo en sí mismo, así sea interior o exterior. En los dos casos, no obstante, los materiales que se tienen la posibilidad de usar para su creación son los mismos, y muy diversos: algunos son moldeables, como el aluminio, el hierro, el acero, el latón y el cobre; en cambio, otros materiales son de poca consistencia, como el PVC, las maderas DM o el porexpan (el material más empleado para stands) se usan por lo general para confeccionar letras corpóreas macizas, debido a que admiten trabajar con enormes dimensiones y sin renunciar, entre otras cosas, ni al color ni a la iluminación.

Las letras de metal, son las corpóreas que más aguantan el paso del tiempo, sobre todo si se encuentran en el exterior

 

De igual modo, el desarrollo de producción de los dos elementos de rotulación además es el mismo: “Cargamos el fichero con el trazado del diseño en el PC y esta información, que marca precisamente la línea de corte en el material escogido, se envía a la máquina fresadora, la cual ejecuta con enorme exactitud el corte de la base de las letras corpóreas o de los corpóreos con un abultado mínimo de 2 mm. Desde esta base, el metalista va conformando de forma manual la curvatura de las letras, dándoles el relieve esperado, según el abultado definido para el del costado.

Cuando la colocación de las letras corpóreas es en exterior, se suelen elegir materiales metálicos (el acero y el hierro se cortan con láser). El acero corten, entre otras cosas, es un tipo de hierro que no se degrada a la intemperie, ya que lleva un porcentaje de carbono más prominente, y es un material con el que, además, se alcanzan efectos de oxidación muy interesantes: puedes dejar que se oxide de forma natural (sabiendo que la oxidación no afectará su integridad) o puedes tratarlo antes, aplicando unos baños particulares que te suelen parar la oxidación justo cuando el material alcanzó el tono deseado.

Las composiciones de materiales en las letras de metal, colores, grosores, formas y tipos de iluminación son básicamente infinitas. La superposición de diferentes materiales, para integrar de distintas formas la iluminación led (que puede ser fría o cálida) dando mayor o menor importancia al logo o a las letras, abre toda clase de posibilidades.