lentes de contacto

 

Una de las ventajas es que, llevando lentes de contacto, el pequeño puede ver de forma conveniente desde todos y cada uno de los ángulos, pues la lente está en el ojo. Por su contra, las gafas dejan espacios sin cubrir, sobre todo laterales y también influyen en el campo visual. Esto puede provocar distracciones en las actividades (estudios, deportes…), lo que puede llevar a una desmotivación en la labor.

En verdad, debemos resaltar que, conforme el Consejo General de Institutos de Ópticos- Optometristas, “cerca de un treinta por ciento de escolares padece disfunciones visuales que pueden conducir a inconvenientes en el aprendizaje”, pudiendo derivar en descalabro escolar. Esto se mitigaría con una conveniente compensación de estas anomalías visuales.

lentes de contacto

En este sentido, el empleo responsable de las lentes de contacto, podría remediar estos inconvenientes en la visión simple y cómodamente.
Una de las conclusiones del estudio “Lentes de contacto en pediatría” instaban a que los profesionales de la visión deberían ofrecer lentes de contacto para tratar defectos visuales en edades tempranas.
Por su lado, muchos especialistas coinciden en apuntar que las lentes de contacto están singularmente indicadas en pequeños, con diferentes anomalías visuales, como con afaquias (ausencia de cristalino por un defecto en el desarrollo embrionario), anisometropía (los dos ojos con diferencias de graduación entre ellos), miopía elevada o bien astigmatismo irregular.

Estas son algunas de las ventajas, de que los pequeños y adolescentes usen lentes de contacto. Recuerda, que una conveniente higiene es esencial para eludir la aparición de peligros en la visión, como por servirnos de un ejemplo infecciones oculares. No te olvides de ir al óptico-optometrista. Es quien debe decidir, conforme las evaluaciones pertinentes, si una persona debe usar esta clase de elemento óptico, con independencia de su edad.