maquetas de barcos

El mar, ha sido en la historia un medio tan temido como amado por las personas. Y cuando descubrimos historias tan increíbles como la del SS Baychimo, ese respeto que siempre y en todo momento merece el mar, toma todavía más sentido. Ahora te contamos la aventura de un navío que navegó sin tripulación durante… ¡prácticamente cuarenta años!

Los navíos espectro siempre han sido motivo de estudio, en especial cuando quedan anclados en frente de las costas,  así que muchas personas implicadas en estos temas y amantes de las maquetas de barcos los suelen confeccionar. Mas lo que ya no es tan lógico es que un barco continúe atravesando los mares todavía tras ser dado por naufragado a lo largo de décadas.
La historia del SS Baychimo arranca en el año 1914, cuando este navío de carga de vapor y un sólido casco de acero fue construido en los astilleros suecos y bautizado con el nombre de Ångermanelfven. Bajo esta denominación, el barco efectuó sendas comerciales entre Gotemburgo (Suecia) y Hamburgo (Alemania) hasta el momento en que con el objetivo de la Primera Guerra Mundial, el navío fue transferido a la Gran Bretaña, para en 1921 pasar a ser propiedad de la Hudson’s Bay Company, la compañía más vieja de Canadá.

De esta forma, el barco fue rebautizado para transformarlo en el SS Baychimo y a lo largo de los siguientes años efectuó travesías entre Escocia y Canadá, donde fue conocido por sus visitas a los asentamientos de Inuit en busca de pieles.

El 1 de octubre de mil novecientos treinta y uno, el SS Baychimo volvía de Isla Victoria con destino a Vancouver cargado de pieles cuando se halló atrapado en el hielo. La tripulación decidió entonces desembarcar del navío para buscar cobijo en la localidad de Barrow, ubicada muy cerca de donde estaba anclado el barco. La sorpresa llegaría cuando, tras un par de días sorteando las desfavorables condiciones meteorológicas, la tripulación retornó al sitio para descubrir que… ¡el navío se había librado de las placas de hielo y había comenzado a navegar solo!

En un principio, se pensó que tras las fuertes tormentas de los recónditos lugares donde se hallaba, el barco se habría hundido bajo el mar. No obstante, días después de estar desaparecido, unos esquimales advirtieron su presencia a más de setenta kilómetros del lugar. Esto alentó el ir tras él a la tripulación hasta el momento en que lo encontraron, mas pensando que apenas subsistiría a nuevas inclemencias, salvaron una parte de las pieles de su interior y se despidieron del Baychimo por siempre.

Desde aquí comienza la macabra historia del navío espectro, que a lo largo de las siguientes cuatro décadas fue divisado en muy diferentes lugares de Alaska. A veces fue abordado nuevamente, mas fuera por carencia de recursos o bien por el temor cara a las inclemencias meteorológicas, no fue de nuevo navegado por una tripulación.

Estas son las anotaciones que se tienen sobre el barco:
– Veinticuatro de noviembre de 1931: el navío fue divisado a 72 kilómetros al sur del sitio donde en un comienzo se perdió.
– Tras muchos meses, fue visto a 480 kilómetros al este.
– Marzo de 1932: fué divisado flotando cerca de la ribera en Nome.
– Marzo de 1933: fue encontrado por un grupo de esquimales que fueron atrapados a bordo, a lo largo de diez días por una tormenta.
– Agosto de 1933: la Hudson’s Bay Company encontró el navío, pero este se hallaba muy lejos de la ribera para poder salvarlo.
– Julio de 1934: fue abordado por un conjunto de exploradores en una goleta.
– Septiembre de 1935: divisado en frente de las costas de Alaska.
– Noviembre de 1939: abordado por el capitán Hugh Polson, quien intentó salvar la nave, mas fue arrastrado por hielo, entonces se vió obligado a abandonarlo.
– Marzo de 1962: divisado a la deriva en el mar de Beaufort por un grupo de esquimales.

En 1.969, treinta y ocho años después de estar perdido, un grupo de esquimales halló al Baychimo embarrancado en el hielo en el mar de Beaufort entre Punta Barrow y también Icy Cape, en la costa noroccidental de Alaska. Este fue el último avistamiento conocido del Baychimo.
En la última década el gobierno de Alaska ha trabajado para encontrar el paradero del Baychimo, que se puede suponer que terminó zozobrando en frente de las costas de aquel estado… mas hasta la fecha, su paradero sigue siendo desconocido.

Fuente: maquetas de barcos