opticas-tarragonaSi se estás proponiéndote adquirir unas gafas graduadas, la primera cosa que debes preguntarte es para qué exactamente las vas a emplear. Una persona que trabaje en una oficina con luz artificial, precisará unas gafas diferentes a las de alguien que pase la mayoría del tiempo al aire libre. En el momento de escoger unas gafas de ver, hay una serie de factores que debes tomar en consideración. Los cristales han de ser ligeros, a fin de que las gafas no pesen mucho, y han de estar tratados para eludir que reflejen la luz o bien le puedan deslumbrar. La montura asimismo ha de ser ligera, debe amoldarse a tus rasgos y estar bien reguladas a fin de que no te generen las llamadas marcas de presión en la nariz o bien tras las orejas. En lo que se refiere a la estética, déjate asesorar por Opticas Tarragona, te señalarán qué modelo, forma y color combina mejor con tus rasgos.

Para las personas que no están habituadas a llevar gafas de ver, el proceso puede suponer alguna ligera complejidad al comienzo. Deberá habituarse a llevar un factor extraño en la cara y a tener un campo de visión limitado por el marco de las propias gafas. Por otra parte, vas a deber acostumbrarte a tu nueva imagen, en tanto que no deja de ser un cambio estético significativo.

Si eres una de esas personas, a las que las gafas le resultan incómodas, así sea por el hecho de que jamás las habías necesitado o bien por el hecho de que no te agrada utilizarlas, la opción perfecta es el empleo de lentillas. Lo idóneo es conjuntar gafas y lentillas, dependiendo de la actividad que se vaya a efectuar. Las lentillas solventan los inconvenientes de visión precisamente igual que las gafas o bien, en ocasiones, aun mejor: las lentillas están singularmente indicadas, para las personas que tienen una graduación muy, muy diferente de un ojo a otro, especialmente si la diferencia es de más de tres dioptrías. Esto es, de este modo pues con las gafas graduadas cada ojo transmite al cerebro una imagen de un tamaño tan diferente, que el cerebro no es capaz de unirlas en una.

Además de esto, las lentillas ofrecen ciertas ventajas añadidas. Según nos comentan en  opticas Tarragona como opticafullana.com las lentillas son más cómodas: no pesan, no se empañan y no se mojan con la lluvia. Las lentillas se mueven con tu ojo, con lo que dan un campo visual total. Además de esto, se pueden llevar con las gafas de sol que más te agraden, sin precisar tener que graduarlas. Con las lentillas puedes practicar deporte, aun de alta intensidad, sin temor a que las gafas salgan disparadas y se rompan. Asimismo hay que tener en consideración, como es lógico, la consideración estética.

 Absolutamente nadie apreciará que llevas puestas las lentillas y, si te agrada maquillarte, no deberás cambiar en nada tu rutina de belleza.
Existen muchos tipos de lentillas, diseñadas para adecuarse al empleo que les quieras dar. Consulta a tu óptico de confianza, a fin de que te asesore sobre la opción que más se adapte a tu modo de vida.