la forma

Con una imagen muy actual y una operativa online con las webs más triunfantes del mundo, algo que solo se logra planeando, invirtiendo y rodeándose de los mejores profesionales especializados, Ottoyanna se postula como un serio contendiente en el mercado online, asimismo como un proyecto muy, muy interesante de tienda física amoldada a las nuevas tendencias de consumo, un proyecto en España que pueda plantar cara al abundante abanico de extranjeros que están invadiendo el mercado nacional con enormes inversiones.

 Ya hace unos años, Juliá Grup puso en el mercado su firma La Forma, con la que pretendía desarrollar el término tratando de aportar marca, diseño y proyecto comercial válido para afrontar al superpoblado mercado de importadores, y al tiempo abordar otros mercados internacionales.

En esta situación de mercado, (La venta online de muebles en España crece anualmente y se calcula que representará el 20% en 2.020), en la que además de esto las tendencias del consumo señalan importantes cambios relacionados con la manera en la que se amuebla, la manera en la que se consigue información por la parte del consumidor, el modo perfecto en el que se adquiere, y ciertas cosas más, pero que por su parte coincide con una mercado nacional experto en incesante trastorno adaptativo, lleno de contrariedades para regenerar su oferta y padeciendo la invasión de firmas internacionales y la concentración de mercado en torno a unas pocas marcas prácticamente sin reaccionar, Juliá Grup decide desde hace algunos años explorar el mundo de la distribución, y lo hace de forma ordenada para crear su firma La Forma.

Una enorme mayoría de fabricantes españoles acepta como algo incontrovertible que el canal de distribución conocido a cumplido su ciclo, unos y otros se afanan en sacar producto en otros mercados y intentar descubrir cuál va a ser su forma de llegar al público en España dando por sentado que solamente avanza en el segmento medio y bajo, son multinacionales extranjeras que dudosamente terminarán comprándoles, y menos todavía dejando algún beneficio razonable, y en el segmento alto se percibe una reducción radical del número de tiendas capaces de proteger la venta y una proliferación de prescriptores de la decoración y el interiorismo. No son pocas alabanzas que escuchan todo tipo de opciones alternativas y muchos son los que exploran Internet si bien sea en secreto.