Con los años nos hemos olvidado en una gran parte de la magia de los muebles viejos. Las nuevas tendencias, las tendencias, los bolsillos y, sobre todo, las necesidades han hecho que los muebles viejos acaben en rincones abandonados o bien sencillamente en muchos de los contenedores de las grandes ciudades en la época veraniega, cuando primordialmente se aprovecha para hacer reformas o bien cambios en casa.

Estos muebles de segunda mano, no solo tienen la peculiaridad de ser únicos, sino además de esto en la mayor parte de los casos son de una calidad genial. Maderas macizas y labrados que hoy día es prácticamente imposible localizar, darles un nuevo empleo es prácticamente una obra de arte y si bien parezca complicado la técnica es sencillísima y los resultados plenamente increíbles.

Para este tipo de trabajo lo más esencial es la paciencia, no hace faltan ser ningún especialista, pero si requiere hacerlo con tiempo.

¿De qué manera cambiar de imagen un viejo mueble?
Lo primero es revisar que esté en perfectas condiciones, si tiene carcoma o bien rasguños hay productos exclusivos para tratar los muebles, si no tiene nada o bien ya los habéis tratado el proceso es muy sencillo:

*Lijar todo el mueble, para eliminar el barniz o bien excesos que con los años se amontonan.

* Darle con imprimación para preparar el mueble, se recomienda de dos a tres capas y entre capa y capa lijar suavemente para quitar poros.
Si vas a emplear pintura chalk paint olvídate de los pasos anteriores y pasar de forma directa al paso siguiente.

* Darle con capas de pintura, tantas manos como sean precisas hasta lograr el color deseado.

* Entre capa y capa hay que lijar, puedes utilizar una lijadora eléctrica o, taco de lija.

* Darle el toque final con cera y la ayuda de un trapo de algodón.

¿Aún no te animas? ¡Mira que resultados!

Siempre y en todo momento puedes iniciarte por algo fácil, un taburete, una silla o bien afín, todavía recuerdo mi primer trabajo, la transformación de unas viejas sillas de bar. Como no sabía realmente bien donde ponerlas las pinté de blanco y me valen para cualquier estancia.
Son una maravilla este tipo de trabajos, además de esto, son piezas que ya no se fabrican con lo que tienen un mayor estrellato en cualquier rincón de casa. En nuestros días, hallamos en el mercado una extensa gama de colores con los que además de esto puedes decorar tus muebles viejos y salir del tradicional, blanco, blanco roto, negro o bien gris.

 

Fuente: Vacia tu Casa