La equitación es salud, no olvides tus paseos a caballo

Paseos a caballo

¡Hola jinete, tal vez todavía no lo sepas, pero la equitación es buenísima para la salud! Aparte de ser un genuino deporte al aire libre, tiene beneficios reales para el cuerpo humano. En tus paseos a caballo, descubre con detalle todo cuanto te aporta.

 

Paseos a caballo

Un equilibrio excelente con los paseos a caballo

La equitación no consiste en dejarse llevar, hay que saber sostener la postura adecuada. La equitación, deja progresar sensiblemente esta función neurológica. Por esta razón, es un deporte muy practicado en casos de rehabilitación o bien de discapacidades psicomotrices.

Un cuerpo tonificado

Hombros, brazos, muslos, abdominales, glúteos, abductores, espalda… La equitación es un deporte completísimo que hace que trabajen muchos músculos. En lo que se refiere al gasto calorífico, una sesión de saltos de obstáculos puede hacer perder hasta seiscientas calorías por hora.

Una respiración controlada

Aparte de la enorme bocanada de aire limpio que da la práctica de este deporte al aire libre, con la equitación aprenderás a tener un mayor control de la respiración. Te permitirá oxigenar los músculos y asegurar de esta manera su buen funcionamiento. Saber respirar es una forma genial de relajarse y es de mucha ayuda para cualquier jinete, sobre todo para supervisar las emociones. Además de esto, una respiración apacible y regular da confianza al caballo.

Una espalda de acero

¿Cuántas veces te han dicho que “la equitación es mala para la espalda”? Seguro que un motón. Realmente, la práctica de la equitación es genial para desarrollar los músculos de esta parte del cuerpo. Al aprender a sostenerte erguido y relajado, se consigue una posición equilibrada y armónica, lo que es muy buena para la salud de la espalda, puesto que fortalece la musculatura lumbar. Algunos médicos aseguran, que la equitación es “la mejor escuela para la espalda”.

Una buena coordinación motriz

Cuanto más se avanza en la práctica, mayor es la coordinación. En verdad, es fundamental poder supervisar el cuerpo y ser realmente preciso en los movimientos. No sólo por el hecho de que el caballo es sensible al menor de nuestros ademanes, sino más bien, para poder ejecutar los ejercicios de forma precisa.

Una moral de hierro

Aparte de todos estos beneficios físicos, la equitación así mismo tiene un impacto sobre el estado anímico. La mayor parte de los jinetes practican equitación con el objetivo de relajarse y recobrar el equilibrio mental. Montar a caballo demanda concentración  un aspecto muy ventajoso para quienes desean “desconectar del mundo”. Además de esto, el contacto con los caballos parece que reduce sensiblemente el estres.

 

Paseos a caballo

Sonidos de los equinos en paseos a caballo

Al lado de un caballo, nos percataremos de que, siendo un animal que en libertad vive en manada, se comunica de manera continua, usando el lenguaje anatómico conjuntado con sonidos y soplidos. Si bien los especialistas no han podido llegar a determinar precisamente cuál es el significado de cada uno de estos sonidos, si vamos a poder hacernos una idea de cuál es su estado anímico.

 

 

Aunque sólo utilices un equino para los paseos a caballo, es importante conocer a tu compañero de viaje, con el que compartirás los olores y las vistas de la naturaleza.

 

 

El caballo, relincha para hacernos apreciar su presencia. Si lo hemos montado un rato, nos bajamos y nos distanciamos de él, el caballo relinchará para hacernos saber dónde se encuentra. Este comportamiento se deriva del hecho de ser un animal que, cuando está en libertad, vive en manada. Relinchando, cada uno de ellos hace saber a el resto miembros dónde se encuentra y sabe dónde se encuentran el resto. Relinchándonos a nosotros nos hace una parte de su manada.

Así mismo, cuando ya nos conozca y confíe en nosotros, relinchará de forma suave como saludo, para indicar que nos ha reconocido.

Si está sólo o bien se siente angustiado, así mismo relinchará, pero va a ser un relincho en el que vamos a poder apreciar de forma inmediata dicha preocupación.

Si el caballo resopla, puede estar sobresaltado o bien preocupado, en general pues se halla en una situación dificil para él y que le produce sofoco. Cuanto más inquieto se halle, más se va a mover, con lo que debemos continuar sosegados a fin de que la ansiedad no aumente.

Cuando el caballo resopla, quiere decir que ha apreciado un riesgo a su alrededor, que puede ser una fragancia extraña o bien la presencia de algo desconocido, sonido con el que pretende advertirnos del mismo.

 

Paseos a caballo

Elegir un caballo

Si has decidido elegir un caballo, aquí te dejo múltiples consejos según tus necesidades, actitudes, destrezas y disciplina que prácticas.

Primeramente, es muy recomendable contar con la experiencia de algún profesional del ámbito. Es conveniente que en el momento de ir a ver un caballo es bueno que te acompañe tu monitor, conocen mejor que nadie a sus pupilos y saben que tipo de equino es mejor para ti.

Si no dispones de la ayuda de un profesional:
Ves a ver el caballo y móntalo, en el momento en que te presenten al caballo, cepíllalo, paséalo y verifica sus reacciones en el box y en el exterior.

Cuando montes al caballo observa sus reacciones, ten cuidado pese a estar con profesionales.

En http://www.hipicalacalderona.com/rutas-paseos-a-caballo/  cuentan con una revisión veterinaria, pues es un factor indispensable y no efectúes ningún tipo de adquisición sin conocer los resultados veterinarios.

 

Paseos a caballo