No sé de qué manera, pero de pronto, todas conocen el succionador de clítoris.

 

vibrador clitoriano

 

Vibrador clitoriano ¿Lo has probado ya?

Esta pregunta, suele salir en la charla de un grupo de solteras y hasta sabe de su existencia alguna jovencita. Es tal y como si estuviese en todas y cada una de las partes.
Parece evidente que hay un recién llegado a la ciudad. No se ha bajado de un taxi amarillo, ni viene con un halo de luz detrás mientras que suena un coro divino, pero bien podría, simplemente se trata de un nuevo vibrador clitoriano.

Tengo la fortuna de que me invitan a probarlo (en ocasiones me pregunto qué bien he hecho para tener este trabajo) y mis amigas me bombardean a preguntas en Instagram. “¿De qué manera es?”, “¿Es cierto que te corres en segundos?”, “¿Dónde se adquiere eso?”.
Al comienzo tuve (creo que como todas y cada una), mis temores a este respecto. “Succionador” es un adjetivo demasiado visual para que no asuste de primeras.
Parte de mí, prácticamente esperaba que aquello fuera prácticamente como meter el clítoris en el cilindro de la aspiradora.

 

vibrador clitoriano

 

Las sensaciones sorprendentes

Por más que reciba ese nombre popularmente, realmente usa ondas sónicas para alentar no solamente la parte del clítoris que queda a la vista (la punta del iceberg) sino más bien todo el cuerpo interno del órgano.

¿Qué es lo que quiere decir esto? Que cuando lo apoyas en esa zona, la vibración se aprecia por fuera y por la parte interior, traducción: un clímax doblemente potente que te sacude la entrepierna, las pestañitas, el mundo y te hace preguntarte hasta qué punto la penetración era precisa en tu vida.
No solamente las sensaciones me sorprenden. Al alentar un setenta y cinco por ciento más del clítoris que los vibradores usuales, la velocidad es asombrosa.
Si bien no me han sabido decir una media, te puedo confesar la mía, ni quince segundos de ‘espera’.
Con lo que sí, oficialmente entra en mi lista de productos revolucionarios dedicados a las mujeres. Ya formo, una parte de esa secta orgásmica que ha abierto un hueco en su corazón (y en su cajón más íntimo) para el vibrador de ondas sónicas.

De pequeña, iba a un colegio de monjas y la masturbación estaba prohibida con una hilera de padrenuestros y avemarías. Que si te puedes quedar ciega, te saldrán granos…

 

 

Existen varios tipos de vibrador clitoriano, últimamente el nuevo succionador ha sido toda una revolución que acapara todas las revistas y comentarios del planeta.

 

 

vibrador clitoriano

 

 

El autoplacer del vibrador clitoriano

Cualquier historia de terror relacionada con el autoplacer, era suficiente para hacer que mi mano se lo pensase un par de veces ya antes de bajar a las profundidades de mis braguitas.
Por fortuna, la curiosidad y un despertar sexual adolescente le ganaron la batalla a los alegatos fatuos.
Años después encuentro que tocarse, descubrirse y dedicarse a la buena tarea de la busca del placer femenino, sigue estando rodeada de mitos, tal y como si la vagina fuera una reliquia egipcia recién descubierta.

A juicio de una psicóloga, el placer femenino siempre y en toda circunstancia ha sido un tabú. Hasta hace poco tiempo, el placer de la mujer ni tan siquiera existía.
El hecho de que ahora no sólo tengamos placer, sino además de esto empleemos juguetes para estimularnos y que seamos dueñas de nuestra excitación y de nuestros clímax, resulta revolucionario y también, aún, amenazador para algunos campos de la población.

Nuestras armas para combatir la desinformación

La educación. Informar a la población, enseñar sobre el placer y naturalizar la sexualidad son las mejores herramientas con las que contamos a fin de que, de una vez para siempre, la sexualidad de la mujer deje de ser un tabú. Puedes comenzar, visitando nuestra tienda online y buscar un vibrador clitoriano en https://vibradores.online/vibrador-clitoriano

Si empleas vibradores, te va a ceder la vagina y no sentirás a tu pareja

El utilizar artículos sexuales, si bien sean dildos (artículos con forma cilíndrica/fálica para introducir en la vagina), no significa, ni muchísimo menos, que la vagina te vaya a dar de sí. La vagina es flexible y se amolda al tamaño del objeto que le introduzcamos; al sacarlo, la vagina vuelve a su tamaño original.

vibrador clitoriano

La vibración hace que la vagina pierda sensibilidad

Uno de los peligros que tiene el empleo de los vibradores es que, si te habitúas a utilizarlos de forma frecuente para masturbarte, puedes acostumbrarte a su empleo. Los vibradores ofrecen una estimulación muy potente de los genitales; tanto, que ni tus manos, las de tu pareja o bien una boca pueden alcanzar. Si te habitúas a la potencia de la vibración, en ciertos casos, la estimulación sin ellos se te puede quedar corta y, por lo tanto, tener contrariedades para excitarte y/o llegar al orgasmo.

¿La solución? Al alcance de la mano literalmente. Es esencial intercalar el empleo de los vibradores con la estimulación manual. Masturbarse utilizando los dedos y las manos, así sean los propios o bien los de la pareja, cuando menos con exactamente la misma regularidad con la que lo hacemos con los vibradores. De esa manera, luchamos contra adaptación y no nos olvidamos de gozar del contacto de la piel.