menaje del hogar

Desde los tiempos de Marco Polo, la sociedad occidental se ha visto deslumbrada por la delicia de las vajillas orientales. No es para menos.
La vajilla siempre y en todo momento ha sido un factor protagonista en el menaje del hogar. Bien por su utilidad o bien como piezas ornamentales, todas y cada una de las etnias han recurrido a ella como elementos de expresión artística.

No obstante, mientras que la sociedad occidental realizaba vajillas cerámicas o bien mostraban su estatus social a través de muy elegantes piezas de orfebrería, en Oriente se desarrolló la fina técnica de la cerámica. De este modo, nace la magia del exotismo oriental.

Vajillas orientales, magia en la mesa
Consideradas a lo largo de siglos como un artículo de gran lujo, las vajillas orientales llegaron a nuestras mesas para dar elegancia, exotismo y color a nuestros hogares. Una vajilla de estilo oriental siempre y en todo momento es garantía de clasicismo y distinción. Piezas únicas al servicio de la decoración más singular.
¿Piezas para usar solo a veces singulares? En la actualidad, las tradiciones han alterado en el hogar y el gusto es gozar de los mejores diseños en las vajillas de diario. Las piezas orientales dejan dotar a tu hogar de una vajilla moderna y llena de belleza. Una vajilla exótica y de frágil belleza. Un componente importante del menaje y accesorios del hogar.
Mas, ¿cuáles son las primordiales manifestaciones de las vajillas orientales?

La riqueza de la vajilla nipona
La premisa en la vajilla nipona es llenar la riqueza sensorial que supone sentarse a la mesa. La mesa nipona es una frágil paleta artística en la que colores, aromas y sabores nos hablan de la simbiosis entre el hombre y la naturaleza que le circunda. Las vajillas completas juegan un papel protagonista en este baile armonioso, erigiéndo sus elementos como piezas artísticas que completan el conjunto.
Los diseños de las vajillas niponas, exudan calma y armonía y siempre y en toda circunstancia nos trasladan a la temporada del año en la que nos hallemos. Las piezas de la vajilla nipona, son frágiles manifestaciones de una enorme riqueza artística, creadas y decoradas para ser admiradas.

Vajilla china, las piezas más deliciosas
La vajilla china resalta por estar elaborada en la más fina cerámica o bien tzu. Llegó a Occidente de las manos de Marco Polo y pronto se transformó en una de las piezas más codiciadas. La popularidad de la vajilla de cerámica china se incrementa por la exclusividad de su manufactura. En verdad, su secreto de preparación fue guardado con celo a lo largo de siglos.

Y es que la vajilla china resalta no solo por su utilidad cara a la conservación de los comestibles, sino más bien por su frágil material. Las mejores piezas de cerámica china llegan a ser translúcidas y desprenden un brillo que trajo en alerta a los manufactureros occidentales a lo largo de siglos.