cartel publicitario

Se trata de una superficie de cualquier tipo que contiene figuras o bien letras para trasmitir un mensaje.
Podríamos decir de los carteles que son medios gráficos de comunicación, pues después de todo su misión es comunicar algo: una publicidad, un mensaje, una ideología política, etcétera.

 En algún momento tuvimos la necesidad de comunicarnos por medio de carteles o bien posters; hoy día, la comunicación mediante carteles se ha tornado una de las modalidades más estudiadas y explicadas en Congresos, Seminarios y Cursos.

Un buen cartel publicitario tiene un enorme atrayente visual y fuerza emotiva, y es precisamente por esto que lo vuelven uno de los medios de mensajes más eficaces: esta comunicación puede establecerse con personas, instituciones, familias, etcétera. Los carteles son empleados en la política, el comercio, la educación, la industria, la salud, etcétera y como es un medio eficiente de comunicación, debemos planearlo, efectuarlo y saber propagarlo.

Los carteles se definen como materiales gráficos capaces de trasmitir un mensaje, se halla integrado en una unidad estética compuesta por imágenes que tienen un enorme impacto en el individuo y por breves textos. Muchos estudios han definido a los carteles como “un grito en la pared”, que capta nuestra atención y nos fuerza, de alguna forma, a percibir el mensaje. Asimismo puede definirse como un susurro que tiene como propósito penetrar la conciencia del individuo y también inducirlo a adoptar la conducta sugerida por dicho cartel.

Tipos de carteles y sus peculiaridades

Existen en https://www.rotulowcost.es/es/nuestros-rotulos.html dos tipos de carteles, los informativos y los formativos. Los primeros fueron planificados para comunicar acontecimientos, cursos, asambleas, conferencias espectáculos, etcétera. Esta clase de carteles, pueden ser dados a conocer solo en formato de texto, por lo que se aconseja emplear letras grandes sobre un fondo de color que contraste. Los textos de tal cartel deben darle al espectador solo la información de carácter imprescindible.

Estos carteles asimismo pueden presentarse acompañados de imágenes, estas pueden estar hechas a base de tipografías de sujetos, formas o bien objetos y acostumbran a acompañar textos cortos. Por otra parte los carteles formativos se emplean para otorgar el establecimiento de hábitos como salud, higiene, limpieza, orden seguridad, etcétera. Asimismo pueden ser empleados para promover actitudes de confianza, esmero, actividad, conciencia, etcétera. En los carteles formativos las imágenes tienen una enorme preponderancia sobre el texto, el mensaje se expresa gráficamente en forma sucinta y clara, en donde el texto tiene un escaso margen de aparición, la función del mismo es darle énfasis a la imagen que percibimos.

Estos carteles asimismo pueden presentarse acompañados de imágenes, estas pueden estar hechas a base de tipografías de sujetos, formas o bien objetos y acostumbran a acompañar textos cortos. Por otra parte los carteles formativos se emplean para otorgar el establecimiento de hábitos como salud, higiene, limpieza, orden seguridad, etcétera. Asimismo pueden ser empleados para promover actitudes de confianza, esmero, actividad, conciencia, etcétera. En los carteles formativos las imágenes tienen una enorme preponderancia sobre el texto, el mensaje se expresa gráficamente en forma sucinta y clara, en donde el texto tiene un escaso margen de aparición, la función del mismo es darle énfasis a la imagen que percibimos.

Los primeros son aquellos que se relacionan con el tratamiento estético o bien arreglo y el atrayente visual, al paso que los elementos psicológicos, son los que estimulan al receptor a fin de que se oriente a lo que el mensaje pretende, la pretensión aquí es impactar en el individuo a fin de que el mensaje perviva.

¿Qué peculiaridades debe tener un cartel para ser de calidad?

Los carteles que llaman la atención son aquellos que tienen calidad: exactamente la misma se relaciona con la buena terminación de la imagen, el conveniente color del fondo, la buena distribución de los elementos y el poder de síntesis.
La imagen ha de ser una síntesis capaz de resumir la idea de forma conveniente en una mínima expresión física, siendo siempre y en todo momento clara y significativa, no se aconseja emplear imágenes exageradas, en tanto que podría perderse el propósito de lo que verdaderamente se quiere trasmitir y la idea podría, a la vez, tornarse confusa.

Ya antes, de promocionar o bien propagar un mensaje usando un tipo de imagen, se efectúa una investigación de mercado, que va a señalar cuáles con los contrastes, dibujos y fondos que tienen un mayor impacto en el público al que lo vamos a dirigir: pequeños, adolescentes, gente mayor, etcétera, por poner un ejemplo, para promocionar un producto de belleza, los carteles más efectivos son los que tienen fondo blanco o bien colores claros, puesto que se relacionan más con lo femenino y lo suave.