El almacenamiento sólido o bien así mismo conocido como almacenamiento por acumulación, consiste en la capacitación de bloques de mercaderías paletizadas, hasta la altura que dejen los medios mecánicos.
Son las propias estanterias de segunda mano, las que forman las calles interiores de carga con carriles de apoyo para las paletas, los vehículos entran en tales calles interiores, con la carga elevada sobre el nivel en la que la van a depositar. Las carretas, son el medio mecánico más usado y cuando entran para depositar o bien tomar la carga, circulan en marcha frontal y para salir, vacías o bien con la carga, salen cara atrás.

Tenemos dos tipos de estanterías para almacenamiento sólido.
* Las estanterías drive-in: forman un conjunto de localizaciones en profundidad apoyadas, por la parte posterior, sobre la pared y un solo corredor frontal para maniobra y circulación de los vehículos. El mayor inconveniente que presentan estas estanterías, es que los productos deben seguir el criterio de salida LIFO (Last-In-First-Out, el último que entra es el primero que sale).

Encuentra las soluciones de tu almacén, con las estanterías de segunda mano y ahorra tiempo en tus entregas

* Las estanterías drive-through: se instalan en forma de isla, dejando a los dos frentes corredores de maniobra y circulación, a fin de que los vehículos puedan trabajor por los dos lados de la estantería.
La primordial ventaja de esta estantería, es que facilita la salida de mercadería a través de el criterio FIFO (First-In-First-Out, la primera paleta que entre es la primera que sale).

estanterias de segunda mano

Las características de un almacén compacto

Entre las primordiales ventajas del almacenamiento sólido con la estantería de segunda mano, encontramos:
* Aprovechamiento genial del almacén, tanto en volumen como en superficie.
* Mayor protección de la mercadería almacenada; no padece aplastamiento debido a que no se ponen unas cargas encima de otras.
* Ahorro de espacio en los corredores.
* Reducción de costos, tanto de mantenimiento como los generados por las carretas elevadoras.

El almacenamiento sólido, se conoce como de gran densidad, puesto que se logra una ocupación genial, tanto de la superficie como del volumen, y es más conveniente cuando hay que guardar grandes cantidades de productos de baja o bien media rotación. El ahorro de espacio entre almacenamiento sólido y almacenamiento usual, puede ser muy relevante, pudiendo ser este ahorro de espacio un criterio decisorio para la toma de solución sobre el mejor sistema de almacenamiento a emplear.