hipotecas-baratasNuestras necesidades van cambiando con el tiempo. La residencia que escogemos hace diez años o bien más, puede no sernos ya igualmente útil como lo fue en su instante. Nuestra casa es nuestro hogar, donde hacemos nuestra vida en el día tras día y por esta razón es esencial tener muy presente que debe reunir las peculiaridades que precisemos.

 Existen muchas situaciones, en las que el cambio de circunstancias hace que nuestras preferencias en lo que se refiere a residencia sean diferentes: apreciar ir a vivir al campo, dejar un trabajo, tener hijos o bien que el último de ellos haya dejado el nido. En todo caso, en la coyuntura económica en la que estamos quizás sea interesante valorar cambiar de casa, sencillamente a través de las hipotecas baratas puente.

¿Qué es una hipoteca puente?
Se trata de un préstamo para la compra-venta de inmuebles, en el que podemos utilizar nuestra residencia actual para adquirir una nueva. La entidad te ofrece una financiación basada en la casa que tienes en propiedad, para adquirir la que tienes en el punto de atención al paso que vendes la primera.

Para esto tienes un plazo de entre 2 y 5 años, lo que te ofrece un periodo de tiempo para poder hacerlo sin precisar malvender. Pese a ello, hay que tener en consideración que las fluctuaciones de los mercados inmobiliarios no siempre y en toda circunstancia son tan predecibles como podemos pensar y jugar a un juego que ignoramos, puede ponernos en alerta. Actuar con cabeza es una de las máximas que puede asistirte a llevar a buen término esta operación.

Si deseas cambiar de casa mas no tienes dinero, esta alternativa puede ser verdaderamente interesante para ti, si bien debes valorar en profundidad las condiciones que te ofrece la entidad en cuestión. Además de esto, hay que tener singularmente presente que la venta de la primera casa se debe efectuar en el periodo estipulado en las condiciones. De lo contrario, el préstamo va a deber alterarse con nuevas faltas de pago, lo que va a hacer que aumenten los intereses.

¿De qué forma funciona la hipoteca puente?

Una hipoteca puente, consiste en un préstamo que se divide en dos garantías: la residencia actual y la que deseas adquirir, más los gastos. El importe se reparte entre las dos garantías.
Entre sus primordiales peculiaridades, a nivel general, se halla que como máximo vamos a conseguir el 80% de la tasación de las dos garantías y que se puede financiar el cien por cien de las compras más gastos. Los periodos máximos, para la hipoteca siguiente en venta de la primera residencia, se ubica entre los treinta y cinco y los cuarenta años. De todas las formas, debes asegurarte antes consultando con http://www.fercogestion.com/es/simulador-hipoteca, pues esta es una operación de importancia para tu economía.

Para los primeros 5 años hay unas condiciones de pago, concebidas para que quien contrate este tipo de servicio pueda hacer frente a los pagos con comodidad. Un vez que vendas, se anula la parte del préstamo que recaía sobre esa garantía. El resto, queda sobre tu nueva residencia como un préstamo hipotecario normal, que tiene un tipo más bajo que el préstamo puente.

Ventajas y también inconvenientes de la hipoteca puente

Entre las primordiales ventajas que tiene contratar un préstamo puente para cambiar de casa, se halla la posibilidad de arrendar la primera. Esto supone un ingreso mensual que puede ayudar a encarar el préstamo y los gastos frecuentes. Además de esto, este tipo de producto financiero es singularmente interesante para evitar el préstamo personal, donde los tipos de interés que se nos aplican son más altos.

Como inconvenientes, hay que tener muy presente que es una operación que acarrea un mayor peligro, aparte del hecho de que se acrecientan los costos al tener que formar un préstamo hipotecario de mayor importe. En todo caso, el análisis específico de la situación personal, va a ser lo que dé la información para saber si es recomendable.